13 agosto 2009

Poemas de Mariana Libertad


Mariana Libertad



Postdiluviano

Tus aguas
menores describen la parábola perfecta
expeles en mi politiquísima fachada

De tu hueco,
dorada como el antiguo Potosí
procede a la madefacción
de mi entrecejo. Efluvio muriático y contundente
odorífero fluido que no se rinde
que no quiero que se detenga jamás.

Espalda al suelo
recibo en las papilas gustativas

sobre los pechos que ya no mamas
sobre el ombligo que se colma

Urea bautismal,
única posibilidad de resurrección.

















Por Leo

Ofensiva. Revés. Cajón. América.
Leo. Nunca mueras. Nunca par. Adolece
Hormiga. Calor. Desierto. Luna
Adolece ¿por qué te empeñas en estar presente?
Incompleto. Resbaloso. Penetrable y sonoro.
¿Por qué tenido, por qué presente y siempre,
urna de cristal, arena fija?
Restos. Primos. Olvidos. Zapatos
¿Por qué reafirmas, refrendas, te pronuncias?

Origen. Compás. Luna. Calor.
Leo. Desaparecé ya. Desaparecé en vos. Completate
Completate ¿Por qué el llanto, el exceso, y el ardor?
Lleno. Entero. Divisible entre dos y uno.
¿Por qué dejarte desear, por qué la fuga,
por qué la resistencia y no la guerra?
Claro. Firme. Roble inamovible.
¿Por qué no enfrentas sino que sólo acumulas?

Lugo. Noche. Interior. Cama.
Leo. No te quedes. Vete y vuelve. Desvanece
Desvanece. Sin voz. Sin rostro. Entero
¿Por qué te gozo y gozo tu silencio,
tu no ser, tu dejarme contemplarte?
Erradicado. Nuevo. Con costuras.
¿Por qué en el fondo-sur de mis lamentos?

2 comentarios:

malyuyo dijo...

Al final la poesía es siempre interrogante, cabala, cala tu poeasía.

Leonardo dijo...

bello, perfecto, simple y profundo.
Casi imcomprensible, pero cierto y real