04 abril 2009

Gente piola




José Antonio Parra


Ahora mismo el dextrometorfano comienza a hacer sus jugadas en todos los grupos con los que consumí y cuando digo todos quiero decir todos a pesar de que yo era el que iba a comprar al barrio siempre prefería las cosas que se podían adquirir legalmente en una farmacia en esos casos todo es como más razonable tiene un no sé qué eso de observar la forma de las píldoras o el jarabe que sólo se equipara a las líneas de cocaína sobre una superficie no me explico cómo llegué aquí y esa expresión se refiere a toda mi existencia temporal aunque para efectos simplistas vayamos a lo inmediato unas dos semanas atrás Claudia me llamó y me preguntó si quería hacer un casting para un comercial que sería visto en toda Iberoamérica la verdad el comercial no me importaba un pito y lo único que tenía valor para mí era el dinero que inmediatamente se convertiría por supuesto en drogas vino Claudia a casa me filmó con una video cámara a los tres días me llamaron de la productora prueba de vestuario y a las 5 de la mañana en estudios Xanadú en absoluto estado de trance de hipno sedán (dátura) y decadrón la maquillista me tuvo que echar cualquier cantidad de sustancias astringentes en la cara dado que no paraba de sudar al final cuando terminó de maquillarme --uy tenía la peluca roja que correspondía a uno de los genios de la diversión de la fábrica mágica del bugsbunny-- me dijo chamo la mirada de Hitler para mis adentro pensé ya la debo tener suficientemente hipnótica con toda la mezcla química que había en mi sangre en el set todo era rápido dolly in dolly back zoom in zoom out y pensaba qué tal un plano detalle del ombligo de la pelirroja que toma fotografías desde la esquina con zoom back a plano entero no te creas que no lo sabía estaba consciente que hacía un ridículo intercontinental la ultima gracia del niño pero siempre me justificaba con las palabras de Elena haz de tu culo un florero el punto es que no nací drogadicto pero a muy temprana edad escuchando el noticiero de TV daban una noticia de unos delincuentes que habían sido detenidos con mándrax y marihuana uy quedé cautivado por ambas palabras a los 11 años conocí a ana y nuestras conversaciones siempre giraban en torno a la droga aunque no sabíamos ni cómo conseguirlas en cierto momento ella encontró un libro titulado algo así tipo cómo drogarse con sustancias caseras fumamos telarañas conchas de cambur hasta que me harté y le dije el cemento de contacto droga comprémoslo efectivamente eso hicimos y cómo no podíamos olerla ni en su casa ni en la mía nos fuimos a casa de nuestro amigo “El decorador” un maricón gilipollas de toda la vida Ana estaba tan drogada que su lata se derramó en la cama de “El decorador” éste pegó unos alaridos mientras yo caminaba por un pasillo lleno de puertas hasta que al llegar a la última ésta tenía ojos y lloraba entonces di un tirabuzón y vi a mis ancestros muertos darme ciertas claves para continuar el viaje al cabo de un rato estábamos en la calle con la cabeza como recién pasada por una lijadora mi mundo infantil fue feliz happy the man mi abuelo y mi tío abuelo habían sido ministros mi abuela era una de las mujeres más famosas del país lo único que yo sabía era que ellos y sus amigos habían concebido el entramado social democrático en el que vivíamos tal y como decía Ángel Rama yo estaba predestinado para ser ingeniero al igual que mis padres pero claro está yo nunca quise eso aunque caí en el juego fui a la universidad y entré con honores ya para esa época Ana y yo comenzamos a conseguir marihuana y cocaína vino “el caracazo” y se murió un gentío hasta el día de hoy no entiendo cómo un gobierno de laboratorio con un programa de recuperación económica novedosa e inteligente (gracias Miguelito) hubiera sido lanzado sin ningún tipo de política informativa pero eso para mí eran meros discursos yo vivía en mi caja de cristal con mi cordón umbilical bien puesto y a punto de ser lanzado a la aventura de vivir en otro país fui a dar a Ann Arbor Michigan era un ingeniero electricista que no podía dejar de leer o escribir me enteré de los golpes de estado por televisión traté de llamar a Venezuela y una voz grabada decía “the country you are calling is having technical problems” Ojalá hubiesen sido sólo problemas técnicos, me trague un ácido y el mundo se volvió líquido extraña forma de elasticidad retardada la nieve se hizo visible en su dimensión microscópica era el paraíso de los caleidoscopios las luces de los pasillos ondulaban derritiéndose como siempre solía decir Lola el invierno y el otoño pasan en menos de un segundo y así fue en menos de ese tiempo yo estaba en Venezuela una Venezuela extraña cambiada de la cual todos se iban mientras yo llegaba han pasado los años la barba me ha crecido dos muertes clínicas un coma profundo de tres días por sobredosis de coca internado en manicomios y centros de rehabilitación nada de eso funciona y te lo digo por la sencilla razón de que en el último año viví con una prima a mi padre le dio un derrame cerebral masivo que lo dejó en una nebulosa mi trabajo en la revista finalizó por el cierre de ésta (me río un poco porque ya son diez años editando revistas libros publicados y todavía no me he podido desprender del vicio de hacer el ridículo tal y como cuando acepté que me entrevistaran para una revista disfrazado de conejito rosado que se suponía era la Pantera rosa) pero apresurémonos un poco te venía diciendo que esos centros y tratamientos no sirven de nada en medio de mi emergencia adversa retomé mis viejos hábitos de consumo de coca sólo que esta vez no tenía dinero y me tenía que juntar con los perdedores de la California para conseguir migajas de drogas y además de todo comencé a mezclar la coca con el dextrometorfano no sé dónde estoy no puedo hablar todo se me cae no controlo mis piernas los pases están en el borde de la tina del baño siento que mucha gente abre la puerta pero algo dentro de mí me dice que nada de eso es real aunque no puedo con la paranoia finalmente lo logro estoy fuera de mi cuerpo la realidad está completamente fragmentada yo soy un jarrón que abruptamente se rompe estoy en la casa del artista Alejandro me dice que todo el mundo le comenta que yo soy un caso perdido en sus palabras un “poquita cosa” eso me duele pero yo mismo estoy atrapado en esta espiral de cocaína mi automóvil está como yo echado a perder y aún así lo saco yo transporto a los dealers a buscar la drogas y así tengo mis porciones la ansiedad se vuelve tan espeluznante que decido hacer de taxista en la madrugada una noche no consigo la coca en el barrio donde suelo comprarla y entonces me dirijo a otro donde sé que venden pero donde no conozco a nadie entro por el callejón encuentro a cuatro tipos y les pregunto si tienen perico cuando me di cuenta me habían sujetado y me habían sacado la cartera para registrarme uno de ellos me dijo que no me iban a robar que sólo era para comprobar que no fuese policía al final me soltaron todos me dieron la mano y me pidieron perdón diciéndome que no sabían que yo también era del hampa en ningún momento sentí miedo lo más frustrante fue que en ese barrio no había coca así que con la plata que tenía regresé a mi barrio habitual y compré todo lo que tenía en crack llegué a casa lo pulvericé y lo inhale (a mi no me gusta fumar crack o piedra como mejor quieras llamarle) pasé varios días sintiendo una cosa horrenda recapitulé todo y decidí que tenía que ya dejarlo todo había tocado fondo Bobby Perú toca la guitarra como levitando bajo los efectos de todo y cuando digo todo i mean everything en 205 Estefanía ya está colgada así que no necesita consumir canta como una diosa "Misirlou" Ramón se tira al suelo el momento es extático yo ahora sólo consumo pseudoefedrina dextrometorfano en bajas dosis y mucho café he ahí mi centro (ah Pero si casi lo olvidaba estoy medicado con nueve miligramos de clonazepam al día) las luces parpadean ahora entiendo la estética de Lala Canel penetro en su ficción y la hago una con mi viaje estamos más allá de la mitad de nuestras vidas y eso no importa los besos salpicaban todo mi rostro bendito al final nos fuimos a un local subterráneo llamado Subhumano hablo con Bobby y Alberto y ellos me explican la diferencia entre el consumo social y el solitario pero yo para estar en onda sólo puedo con la pseudoefedrina taurina y café la coca para mí es estar encerrado muchos días y muchas noches inhalando sin

parar a fin de cuenta somos seres amputados personas con la necesidad de una prótesis en este caso suplida por la droga --algo externo-- ésta quizá sería una postura postestructuralista pero yo prefiero esa forma hermosa de los monjes taoístas durante la dinastía Han que usaban narcóticos para sus experiencias mágico religiosas y las prácticas de hechicería soy un daimón un corresponsal de guerra en esta batalla de deseos entrecruzados el lugar está atestado de gente el alcohol y la coca van a donde deben ir (aborrezco el alcohol por qué no me legalizas) Subhumano es un lugar como cualquier otro lo que lo hace es la gente todos los que trabajamos con aspectos de la creación y de la destrucción confluimos ahí ya habíamos dejado atrás 205 y a Dick Dale y nos sumergíamos en este nuevo espacio la pseudoefedrina me hace eufórico psicodélicamente eufórico Alberto uno de los diseñadores de Entropía me lo recuerda tu escritura es psicodélica y ahí entramos en conflicto dado que ellos se transan por la estética punk al final simplemente nos reímos me echo en uno de los puff y veo gentes pasar como siempre me asaltan las ideas morbosas tipo cuántos de estos tendrán sida y cosas así pero no me importa la pseudoefedrina te garantiza una muerte repentina ahí está ella tiene una franela diseñada por Entropía con una alegoría bufa de cristo (como diría Chuck Palahniuk qué no hubiera hecho cristo) lo que más me impacta es su cabellera negra azabache y su procedencia prácticamente tomada de los 80’s está drogadísima empezamos a hablar y me dice que mi cigarro es de maricón y yo le digo seguro que pensaras que soy maricón porque saludo a algunos amigos con un beso y eso no tiene nada que ver concluyo diciéndole nadie me lo ha metido la cosa se dispersa regreso con Estefanía y su part time partner cuando cierran Subhumano surge de dentro de cada uno de nosotros la necesidad de continuar unidos en la mayoría de los casos la conexión la daba la coca en mi caso la pseudoefedrina y la mujer con franela de cristo a.k.a. marina a.k.a soy retorcida a.k.a soy perversa partimos hacia casa de Elena Marina se comprometió a llevarme a mi casa tengo cierto crush por ella pero sé y lo digo con soberana libertad que es una jugada imposible Mrs. White que siempre está muy atenta a mi realidad del deseo incestos y otras especies me alerta que con ella no démosle la bienvenida con un fuerte aplauso a Mrs. White y La Lupita por siempre rellenar y embellecer los lugares mal acabados de la noche una voz pasa velozmente y menciona a Lebotrónico y no me queda más que pensar queremos tanto a Manuel Elena se ríe y dice sí Manuel es un sátiro en lo personal creo que es el artista sujeto a su espacio tiempo vamos por la avenida Marina está en un trance raro me preocupa que pueda morir en cualquier momento sin embargo me devora a besos no siento nada es la carencia de afecto absoluta de repente la calle se vuelve una escenografía el cielo se abre y se lo traga todo finalmente ves las cosas como realmente son sé que estoy en un lugar y que los rostros me apabullan pero veo a Marina tirada en la otra acera vomitando y dejando el alma en la ciudad me le acerco la recojo llamo a Elena y ella nos da la dirección para llegar a su casa, Marina y yo estamos conectados pero su conexión mayor es con la coca pasan las horas las conversaciones son incomprensibles suena La Lupe too many people in my brain el comercial ha sido un éxito en Iberoamérica todo el mundo ha hablado de él las plazas de la grande ciudad se cubrieron de rumores a golpe de tres de la tarde las narices sangran todas excepto la mía yo estoy más allá de eso mi experiencia fue sin retorno finalmente Marina y yo nos vamos como hubiera dicho Baudelaire “oh tú que lo supiste” pero por estos tiempos estamos en la era Goldfrapp con “no time to fuckubi sunt Francoise Villon esencia de la realidad y el poeta de todos estos personajes en sus trances que son yo mismo en las diversas fases de la experiencia he cruzado y no he cruzado la mitad del camino para darme cuenta que el amor ha muerto que estamos en una galería imaginaria e inerte como la despedida de Marina y yo el imposible de la pareja la cotidianidad en la era del neofascismo un bájate rápido que estoy muy drogada y mi respuesta siempre relax deja el psico ahora mismo soy las luces de paso los carros que corren las gentes en su caminar una mirada que voltea y el último guiño de una azafata a treinta mil pies de altura
Fotografía: Mali Larralde

2 comentarios:

Alike dijo...

Uuuuus hermano proper hardcore o que? :) seguid adelante, cada vez más azul cada vez más casa.

Anónimo dijo...

quiero invitarte unas rayas, pedrotelo24@hotmail.com