04 abril 2008

El pozo


Yolanda Pantin



Estoy

ante una puerta
que no he abierto nunca. Penetra

en lo abiertoinfinito
escucho. Elizabeth,

jamás me permití
soltar la rienda. Pero,

¿no merecemos

un minuto de tregua,
los escépticos, dejar

el pesado bulto?

Aquí, en esta sala, lejos
del tumulto,

como tantas veces,
en la adolescencia,

paso las páginas
de una Historia del Arte,

donde hallo

no solo impurezas
–respira-

sino un mundo: dibujos
en el aire,

pespuntes.

Tocar la belleza

sin pretender-
la. Sí,


minúscula araña
que empalaga

a una mosca.

Pero yo tengo un don,
no alas: llevar

al caballo de la rienda
hasta un pozo.




Inédito
Fotografía: Yucef Merhi

2 comentarios:

La Gata Insomne dijo...

Que bello este poema, por ambas

besos

Gino dijo...

hermoso...