04 abril 2008

Como ver a Dios mientras viajamos de la mano de Frank Zappa o de la experiencia psicodélica de carlos Zerpa


Carlos Zerpa



Primera Puerta
Lo primero que tenemos que hacer, es imaginarnos estar viendo en el video The Dub Room Special, esa bella y pícara sonrisa que tenia Zappa, cuando tocaba Cosmik Debris y darnos cuenta que cada vez que él sonríe, nosotros también lo hacemos… Pues su sonrisa es especular.
Cerrando los ojos y respirando profundo viajáremos cabalgando placidamente en su música y de su mano hacia otras galaxias.
Viajar con la música de Zappa, es algo fabuloso, y mejor aún sí compartimos esa experiencia con alguien que esté dispuesto a escucharnos cantar la misma canción una y otra vez con la letra equivocada o con una malísima pronunciación del ingles. Alguien a quien no le importe escucharnos reír de gozo, gritar emocionadamente y llorar de alegría… O mejor aún que sea nuestro cómplice y ría, grite, llore y cante con nosotros.

Segunda Puerta
Uno de los factores importantes e imprescindibles para entrar en ese trance divino, es la música en sí, la música es necesaria para elevarse y cambiar el sonido de la vidade uno, para estremecer la imaginación de un millón de maneras diferentes, para llevarnos lejos.
Por lo tanto es muy importante hacer la elección correcta de las piezas del maestro Zappa que se a escuchar, para emprender un verdadero viaje.
Se sugiere antes del despegue, apagar las luces del lugar en donde se va a estar, incluso colocar uno de esos bombillos violetas que llaman de luz negra, encender una varilla de incienso con fragancia de ámbar, poner el volumen del CD player al borde de lo subliminal, relajarse y entrar en las vibraciones de la tierra y el cosmos.
El mundo de inmediato se comenzará a expandir si nos dejamos llevar, rápidamente irá creciendo desorbitadamente y como en una gran explosión cambiará y se ampliará para que todos los misterios nos sean develados. Zappa tiene el poder de abrir esas puertas mentales, de ayudarnos a dar un giro de 180 grados a la vida de uno, despertando con su música zonas dormidas y permitiendo que nazca en uno una nueva conciencia.

Tercera Puerta
Una forma estupenda para despegar (experimentado ya por mí), es colocar en dos CD players diferentes y, a la misma vez, dos canciones distintas de Zappa sonando al unísono, apagar la luz y acostarse en el suelo, colocando una corneta en cada oído… y a la vez escuchando a un altísimo volumen: Invocation & ritual dance of the young pumpink junto a Willie the pimp y entonces dejarse llevar en ese viaje astral hacia los universos paralelos y hacia otras galaxias que habitan dentro de uno mismo, para descubrir que no se es más que un cuerpo, que uno es energía pura y poder así visitar el mundo invisible.
Hay quienes opinan lo contrario y sugieren que para comenzar un viaje, es mejor utilizar música tranquila, no demasiado agitada o rápida, no demasiado estructurada y que esté a bajo volumen, piezas como Watermelon In Easter Hay, por ejemplo.


Cuarta Puerta
Eso sí, es importante que desconectar el teléfono, apagar el teléfono celular y evitar las visitas imprevistas. Si todavía uno vive en el hogar de sus padres, se escoge un momento cuando se esté absoluta, completa y totalmente seguro de que ellos no vendrán a irrumpir frontalmente el viaje.
Dejémonos entonces llevar de la mano de Frank Zappa, fluir, todo lo que uno hace es correcto, todo va a estar bien es tiempo de aflojarse el cinturón de seguridad, liberar la mente y disfrutar del vuelo… Cual hoja al viento.

Para este Viaje sugerimos un programa en Cuatro Niveles con la Música de Frank Zappa.

Primer Nivel:
El comienzo debe ser muy optimista, relajándose, con música terriblemente profunda que lo haga a uno sumergirse en el océano galáctico.
Piezas como: Road Ladies, Watermelon In Easter Hay, Little Umbrellas, The Gumbo Variations, It Must Be A Camel, Twenty Small Cigars, The Nancy & Mary Music, Theme From Burnt Weeny Sandwich, Holiday In Berlin, The Little House I Used To Live In, Inca Roads, Peaches En Regalia, Apostrophe', Wind Up Workin' In A Gas Station, Black Napkins, Zoot Allures y Nanook Rubs It…

Segundo Nivel:
Zappa nos habla al oído y nos susurra que en esta etapa la música estará ya puramente fusionada a uno, digamos que uno forma parte de esa música Zappiana, para viajar en una nave intergaláctica.
Escuchando: Plastic People, Don't Eat The Yellow Snow, The Torture Never Stops, Cosmik Debris, Call Any Vegetable, What's The Ugliest Part Of Your Body?, Flower Punk, Sharleena, Wowie Zowie, Who Are The Brain Police?, You Didn't Try To Call Me, Concentration Moon, Who Needs The Peace Corps?, Status Back Baby, Son Of Suzy Creamcheese, Hungry Freaks Daddy, Stairway To Heaven y para terminar la fabulosa Willie The Pimp con ese magnífico sonido del violín tocado por Sugar Cane Harris y cantada por el gran Captain Beefheart… Floozies in the lobby love the way l sell: Hot Met, Hot Rats, Hot Zitz, Hot Wrist, Hot Ritz, Hot Roots, Hot Soots.

Tercer Nivel.
Aquí es el clímax, ya uno está en lo más alto de la cúspide, por lo tanto la selección musical deber hacerse muy cuidadosamente. El pico de la experiencia es bastante imponente; la cima de la montaña.
Éstas son las piezas: Ya Hozna, Invocation And Ritual Dance Of The Young Pumpkin, The Return Of The Son Of Monster Magnet, Mystery Roach, This Town Is A Sealed Tuna Sandwich, Are You Hung Up?, Telephone Conversation, The Clap, What's The Ugliest Part Of Your Body? (reprise), The Chrome Plated Megaphone Of Destiny y al final a gran volumen: Help I'm A Rock.

Cuarto Nivel
Al llegar a este punto ya uno ha hecho un verdadero viaje astral, ha logrado verdaderos estados alterados de conciencia, quizá uno encontró el nirvana, es posible que haya servido como una herramienta para dominar el ego, de hecho uno ha comprendido cuál es el camino para alcanzar la iluminación y la verdad definitiva, sin dudas uno se ha aproximado a poseer la mente infalible del estado místico puro… Además, en este viaje, hemos pasado galaxias, estrellas, lunas, extrañas constelaciones, un planeta anillado que gira ayudado por un gran dedo y de seguro hemos visto flotar en medio del firmamento, rodeado de luceros, un hermoso sofá color rojo.

1 comentario:

Felipe Nuñez dijo...

tremenda tripa
buen viaje
quiero hacerlo
lo que me gusta es lo que se logra sin droga