04 abril 2012

cuaderno de rayas

Octavio Armand





En la oscuridad
lucen más las luces.
Escrituras del cielo
en el cielo de la boca.
Caminos de tinta
tras la estela del Halley
o rumbo al balcón de Roxana.
Oro, orto, ortografía.
Al acecho, el tigre; mitad
párpado, mitad luz, la celosía;
blanco y negro, el jaque
sobre tableros aturdidos.
Cálida, cáliga, caligrafía.
Trazo la línea del horizonte 
y las paralelas que jamás se tocan.
Las de la mano y las del rostro,
que no se cansan de estar ahí,
fijas para el destino y el retrato.
Las aéreas y las de Nazca, visibles
solo para el cóndor y las nubes.
Trazo la recta de infinitos puntos
y las de tu silueta, que son todas curvas.
Transcribo a pulso las del enemigo
como si redactara términos no negociables
para su rendición inmediata y la paz octaviana.
Copio mil veces las de castigo
para quienes se portan mal;
las de sucesión para reyes decapitados;
la blanca para amas de casa;
y como adivinanzas, para huérfanos,
la paterna y la materna, invisibles.
Con agua redacto la de flotación 
y con metralla la de fuego.
Con la ecuatorial divido al mundo
y con las del pentagrama lo uno.
Escribo la línea directa
para que evites las aduanas
de recepcionistas y secretarias;
y la caliente para que tu soledad
aburra a las muchachas 
que padecen un segundo empleo.
Escribo la línea alba y la esplendente
por el cuerpo que las necesita;
y por el alma, las de San Juan,
que también son necesarias.
Con la memoria calco en el último cuarto
las de mi ferrocarril de juguete, cuyo ocho
acostado se acerca tanto al infinito;
y desde hace décadas, sin descanso,
subrayo minuto a minuto y ahora
mismo la línea final que borras.
Que vuelves a borrar.


Caracas, 19 de diciembre 2011





Octavio Armand. Nació en Guantánamo, Cuba, en 1946.Ha vivido durante muchos años en Nueva York, donde fundó y dirigió la revista Escandalar entre 1978 y 1984. Reside actualmente en Caracas. Colaborador de Plural, Vuelta, Papeles de son armadans, Ujule, More ferarum, Tse tse y otras revistas latinoamericanas y españolas.Ha publicado en poesía: Horizonte no es siempre lejanía (1970), Entre testigos (1974), Piel menos mía (1976), Cosas pasan (1977), Cómo escribir con erizo (1978), Biografía para feacios (1980), Origami (1987), Son de ausencia (1999). Algunos de sus ensayos han sido recogidos en Superficies (1980), El pez volador (1997), El aliento del dragón (2005) y Horizontes de juguete (por aparecer). Refractions, una selección de poemas y ensayos, en traducción de Carol Maier, fue publicada por la editorial Lumen Books de Nueva York en 1994.Su obra ha merecido la atención de Juan Antonio Vasco, Luis Justo, Guillermo Sucre, Octavio Paz y Severo Sarduy, entre otros destacados intelectuales.

1 comentario:

Kira dijo...

subrayo minuto a minuto y ahora mismo la línea final que borras. Que vuelves a borrar... lo inasible deseado.