01 marzo 2011

Editorial

Tripulantes de lo huidizo y del fragmento, nuestra mirada se ha vuelto sobre lo Uno. La atmósfera cibernética nos hace perseverar en la reflexión acerca de ella y del fenómeno estético que con la misma se ha inaugurado.
¿Tiene algún propósito esa reflexión, ese pensamiento volcado sobre sí ad infinitum?

El territorio al que da lugar el medio digital nos coloca en una constelación análoga a la de los primeros hombres que marcaron la piedra con signos. La memoria de esto podrá ser recreada en la arqueología de la materia que alberga esta casa, la materia que da sustento a lo cyber.

Aquí y ahora dialogamos con nuestra época y desde la dimensión de todo lo posible celebramos la epifanía de los dioses.

José Antonio Parra

4 comentarios:

Beatriz Alicia García dijo...

Mi agradecimiento al equipo editorial de La casa azulada y especialmente a José Antonio Parra por esta nueva edición, y un agradecimiento particular por haberme permitido colaborar en la presente edición.

Kira dijo...

Beatriz, siempre bienvenida :)

Zuvas dijo...

Celebro entrar en contacto con esta Casa Azulada y me gustaría suscribirme ...quien sabe si me aceptan publicar algún día...

VICTORRES dijo...

Recién acabo de entrar a La Casa Azulada (sin poder dejar de pensar en Frida Kahlo y su Casa Azul), me paseo por sus excelentes publicaciones, cada una mejor que la otra... excelente iniciativa de Jose Antonio Parra, 100% noeuclidiana... Hoy sábado 26 de Marzo a las 4:00 p.m. en FILVEN... Allí estaré y por aquí siguiré...